19 ago. 2017

Reseña: Mi paraíso eres tú de Arwen Grey

Reseña de una historia divertida y entrañable la que os traigo esta vez. Mi paraíso eres tú de Arwen Grey dentro de la colección HQÑ de Harlequin. Confío en que le deis una oportunidad porque la historia lo merece.
 
 
Título: Mi paraíso eres tú
Autora: Arwen Grey
Editorial: Harpercollins Ibérica. HQÑ
Año: 2017
Sinopsis:

A veces el paraíso solo lo puedes encontrar entre los brazos de la persona que amas

Un novio guapísimo que apenas se sabe su nombre…

Un apartamento en un edificio histórico, en un barrio rodeado de ruinas…

Un negocio que funciona de maravilla, que la tiene “un poco” esclavizada…

¿Una vida perfecta en la calle Paraíso?

Lo último que le faltaba a Ariadna era el interés repentino que siente por ella el Lúgubre, el vecino más extraño de todo el edificio.

¡Lo que las croquetas y la electricidad han unido, que no lo separen ni las caseras maquinadoras, ni los novios perfectos, ni esas cosas mundanas que nos empeñamos en creer que nos hacen felices!
 
Reseña:

Una historia que parte de un edificio en un estado lamentable, puede decirse, cuya dueña, Adelaida tiene en mente un objetivo para tal inmueble, y no piensa dejarlo a un lado. En el abanico de inquilinos que lo habitan tenemos a los dos protagonistas principales, aunque también hay que señalar que cualquiera de los secundarios, tiene un pape destacado.
Uno nunca sabe qué es lo que empuja a dos personas a enamorarse. Y en este caso unas croquetas y un chispazo son los detonantes de la particular historia de amor de Ariadna e Ignacio, alias el Lúgubre. Este apodo se debe al aspecto que causa en Ariadna siempre que lo ve. Pero si ya de por sí le produce una sensación de respeto, de no querer tenerlo muy cerca, las circunstancias harán que sus pensamientos iniciales en torno a él cambien. De repente el Lúgubre, le parece un tipo majo, cuya voz es grave y dulce como el chocolate. No puede evitar preguntar qué aspecto tendrá afeitado y con un corte de pelo decente. Pero lo que a ella le preocupa más es si debería evitarlo después de ese encuentro que han tenido, o bien usarlo como conejillo de indias par aprobar sus platos. Ariadna y su hermana Diana tienen un servicio de comidas.
Por otro lado tenemos la cuestión del novio de Ariadna. Agustín, un tío cachas, de muy buen ver que solo parece interesado en ella por motivos culinarios. La verdad es que cada aparición de este personaje es para comer. Es curioso como saquea la nevera de Ariadna sin ninguna consideración. A medida que vamos conociendo a este personaje nos preguntamos qué tipo de relación mantiene con Ariadna, ya que el calificativo que hace ella de novio, deja mucho que desear. Tal vez lo haga para escapar del Lúgubre, que es el que de manera lenta y silenciosa está calando en su interior. Hay momentos en los que Ariadna piensa, o menciona a Agustín como una manera de evitar al Lúgubre, no hay más porque no parece sentir nada por su novio.
Mientras, Ignacio, el Lúgubre, se pregunta si de verdad le gusta Ariadna o solo tienen un buen rollito de vecinos. Pero cuando empieza a sentir celos del novio de ella cada vez que lo ve rondar su piso, entonces comprende que lo suyo con Ariadna en algo serio.
Ambos se dejan llevar hasta acabar escenificando lo que sienten. Ya nada volverá a ser lo de antes, piensa Ariadna. Por primera vez tiene la sensación de que ha tomado su propia decisión, ha seguido sus impulsos y el resultado a la vista está.
La relación se va forjando de manera lenta, lo cual la hace muy creíble. No es forzada, sino espontánea y que le puede suceder a cualquiera. Este es uno de los detalles que más me ha gustado. Es creíble.
No voy a desvelaros mucho más de lo que sucede en la historia pero si quiero mencionar a algunos personajes que me han llamado la atención.
Diana, la hermana de Ariadna, o Didi apelativo con el que la conocemos es el contrapunto de Ariadna. Sospecha que entre el Lúgubre y su hermana hay algo y no deja de animarla a que persiga ese algo hasta el final. Que no deje la oportunidad de buscar la felicidad.
Los Trapero, o familia Trap, que nos recuerda a Sonrisas y Lágrimas. Los niños son unos personajes irónicos, sarcásticos que parecen estar ahí para tocarle las narices a Ariadna cada vez que aparecen. Elinita, que parecer salida del propio Averno, como dice Ariadna. Tenemos la impresión de que son los típicos niños que las lían. Poco a poco se les va cogiendo cariño. Ariadna se los gana con sus bombones de cayena. Su apariciones en escenas son llamativas.
De la casera, Adelaida, es la típica bruja de los cuentos. Tiene un guion desde el principio y hará todo lo que sea por cumplirlo, caiga quien caiga. Sin embargo, hay un momento cerca del final que teme que el desenlace no sea el que ella espera, y por primera vez la notamos algo preocupada. No tan maquiavélica.
Romeo y Julieta, como los apodan los más románticos del vecindario O los Folladores como los llaman Ariadna y Diana en privado. Son una pareja joven que están todo el día dándole gusto al cuerpo. Sus gemidos son tales que no dejan dormir a Ariadna. Y es justo la manera en la que arranca la historia.
Pepe, el lacayo de Adelaida. O Ambrosio, pero que el prefiere que le llamen Bruce en honor Bruce Dickinson cantante de Iron Maiden, si grupo preferido. O Carmen la doctora que ya no ejercía y que tiene problemas con la botella.
Todos ellos forman un complemento perfecto para la historia de Ariadna e Ignacio, el Lúgubre.
 
La narración es muy rápida, amena y fluida. La historia engancha desde el primer momento y te anima a seguir leyendo de una manera que no puedes dejarlo. No solo quieres saber qué va a suceder con Ariadna y el Lúgubre, sino que esperas la aparición de cualquiera de los demás personajes para ver qué están tramando. Eso es lo que enriquece más todavía la historia. No solo el romance entre los principales protagonistas, sino ver qué sucede con todos los demás inquilinos de Paraíso 13.
Una trama ingeniosa, que nos enseña que en ocasiones nos dejamos llevar por la apariencia de las personas, sin pararnos a pensar lo que hay debajo de esta. Véase al Lúgubre.
 

1 comentario:

  1. Lo tendré en cuenta, ya que parece una lectura amena y ligera, de esas que me apatecen ahora en verano =)
    Un saludo, Annabel.

    ResponderEliminar