26 jun. 2017

Reseña: Las feas también los enamoran de Elizabeth Urian

Una reseña más para antes de cambiar de mes. En esta ocasión Elizabeth Urian y su colección de historias sobre mujeres poco agraciadas. Una novela que divierte, pero que te hace pensar.


Título: Las feas también los enamoran
Autora: Elizabeth Urian
Editorial: Ediciones B. Selección RNR
Año: 2017
Páginas: 590
Género: Histórica
Sinopsis:
Cuatro historias independientes, con algunos protagonistas que se entrecruzan y en las que se demuestra que el amor tiene su propia lógica. Otro atractivo ejemplo de la nueva generación de autoras españolas de novela romántica. En la era victoriana Camile, Deirdre, Edith y Leonor son capaces de sobreponerse a los prejuicios de la sociedad, de cuyos estándares de belleza están alejadas. Sienten, aman y sufren, pero deberán vencer innumerables obstáculos para alcanzar la felicidad. Elizabeth Urian es el seudónimo de dos hermanas amantes de la literatura romántica, autoras de Los hermanos Broderick (2012), Un auténtico espectáculo (B de Books-Selección RNR) y Nunca dejes de esperarme (B de Bolsillo, 2016)
 
Reseña:
Cuatro mujeres. Cuatro historias que se entrelazan entre ellas con un firme propósito: no hay que ser una belleza para conquistar el corazón de un hombre. Pueden leerse de manera individual, esto es cada historia es independiente por sí misma, pero enlaza de alguna manera con la siguiente. Es decir hay personajes que aparecen en varias de las historias.
En relación a estas hay que decir que encontramos un poco de todo. En el caso de Camille, es rechazad meses antes de su boda con Garret. Sin embargo las circunstancias harán que con el tiempo vuelvan a verse y que el destino le de una segunda oportunidad.
En el caso de Deirdre una deuda contraída por su padre con un laird escocés la obligará a dejar Inglaterra para marchar a las Highlands para contraer matrimonio. Lo que en un principio es un desastre poco a poco irá enderezándose hasta que Liam se de cuanta que el físico no lo es todo en su esposa, sino que tiene una serie de cualidades que encajan con él de manera perfecta.
Edith es la protagonista de la tercera entrega. Sus desavenencias con el duque de Dunham están a la orden del día. Este por su parte, no ha conseguido retener a su lado a una mujer. Y tiene la cualidad de hacer de casamentero para el resto de amistades. Pero, ¿y él? ¿Será Edith por fin la última? Gracias a un plan orquestado por Jonathan, Leonor y la propia duquesa, los dos protagonistas pasarán de aborrecerse a enamorarse de manera perdida.
Esta historia nos lleva a la última, la de Leonor y Jonathan. Este no sabe que ha estado esperando a alguien como Leonor, y poco a poco se irá dando cuenta de sus sentimientos hacia ella. Un inesperado viaje a Boston cambiarán sus vidas de manera completa.
 
Las historias están escritas con humor pero cariñoso hacia las cuatro protagonistas. Nunca antes una heroína de una novela romántica había sido considerada como <<fea>>. Desconozco el grado de fealdad que las autoras tenían en mente cuando crearon a estas cuatro protagonistas, yo no me las he imaginado como tales sino como mujeres corrientes que no conquistan al hombre por su extrema belleza. No son el arquetipo romántico, pero tienen una cualidades que logran cautivar no solo a su partenaire masculino, sino al lector también. Porque es cierto que uno acaba cogiéndoles cariño. Se solidariza con ellas en esos momentos en los que son tachadas de feas, y de este modo discriminadas por el resto de la sociedad. Casi las condenan a ser solteronas por no ser guapas.
Es interesante y novedoso encontrar heroínas como estas cuatro chicas para tener otra visión de la romántica. Cierto es que lo primero que percibimos en estas novelas son mujeres de gran belleza que cautivan al hombre de turno. Pero aquí no. Son las cualidades de ellas para desenvolverse en el día a día lo que triunfa.
Y aunque en un principio los cuatro protagonistas las rechacen por considerarlas feas, al final descubren que su físico no es lo más importante. Las cuatro protagonistas sufrirán, llorarán, se encontrarán con mil y un obstáculos para lograr triunfar en la vida. Deberán hacer frente a aquellos que las señalan por no ser tan hermosas como el resto. Por fortuna el amor es lo que triunfa y lo que queda después de todo.
De las cuatro historias puedo decir que Leonor es la que más me ha gustado porque he visto una relación forjada de manera lenta, casi imperceptible. No hay por medio una deuda, un ardid para emparejar a los protagonistas etc. La relación surge de manera casual, pese a que nuestro héroe Jonathan se comporte en algún momento como el caballero salvador con su intervención. Pero no lo hace por hacerse ver, ni por echarle una mano a Leonor, sino porque en el fondo la ama y no lo sabe.
 
En resumen, una serie de historias divertidas, mordaces, pero con mucho cariño que nos traen un tema como es la belleza exterior, o física. La tan mencionada siempre belleza interior, está aquí patente, en las cuatro historias. Y en estos cuatro casos es lo que triunfa y hace que el amor se verdadero.
Enhorabuena a este par de hermanas a las que admiro por su manera de escribir, y de ser.

1 comentario:

  1. Me ha gustado mucho poder hacerme una idea de lo que las autoras querían mostrar en estos cuatro libros a través de tu opinión acerca de las protagonistas, además que ahora pueden encontrarse en una colección. Felicidades chicas! Y enhorabuena Enrique por esta nueva reseña.

    ResponderEliminar