5 feb. 2018

Reseña: Desorden de Leonor Basallote.

La reseña de hoy es para una compañera con la que he coincidido en varias ocasiones y he pasado muy buenos ratos. Hoy os traigo la reseña de Desorden de Leonor Basallote.



Título: Desorden
Autora: Leonor Basallote
Editorial: Kiwi
Año: 2017
Páginas: 550

Sinopsis:

Claudia intenta escapar de una vida que la asfixia. Con un pasado a cuestas, poco dinero y muchas esperanzas, huye a Boston; una ciudad próspera que se aparece ante ella como una señal.
En sus primeras horas sobrevolando el camino a su nuevo futuro, llena de preguntas y planes, se tropieza con un apuesto desconocido que consigue distraerla en su angustiosa huida.
La ciudad se convierte en todo un descubrimiento para esa mujer curiosa y llena de ideas que está deseando salir.
Cuando su compañero de vuelo reaparece en su vida y se empeña en ser parte de ella, Claudia está demasiado preocupada en despertar y no cometer los mismos errores, (hay demasiadas coincidencias con ese pasado del que escapó). La insistencia de él y los miedos arraigados de ella no son una buena mezcla. Decidida a cambiar de imagen, se refugia en las redes y se adentra en un peligroso juego de doble identidad como vía de escape.
Una nueva etapa plagada de sorpresas que darán un giro a la historia, con la ayuda de un hermano aventurero, amistades verdaderas y una casera influyente y amable.
Todo un desorden emocional que el lector deberá organizar para que la historia tenga un final feliz.
 
Reseña:
 
Una novela que tenía muchas ganas de leer. Primero porque la anterior historia de la autora, Tres segundos, me encantó por su trama y su forma de narrar (luego presentía que la autora no iba a decepcionarme) Lo siguiente que me atrapó fue el título y la sinopsis. Una vez que te has leído la novela entera comprendes a qué viene el título y cómo encaja en la historia de Claudia, pero también en la de Dash.

Claudia es una mujer que huye de su pasado en busca de una nueva oportunidad para poner orden en su caótica vida. Ese asunto por el que está huyendo hasta el otro punto del planeta, no lo desvela la autora, o más bien la propia Claudia (la novela está escrita en primera persona, lo cual nos ofrece el punto de vista de ella). Podemos intuir qué fue lo que le sucedió a media que la historia avanza y los personajes van apareciendo. Y eso sucede pronto. La aparición de Dash en el periódico al que ella se ha presentado para una plaza de fotógrafa no hará si no complicarlo todo.
Es entonces cuando vemos un cambio en Claudia. Recordamos que ella conoce a Dash en el avión que la lleva a Boston y que desde ese primer instante siente una conexión o especie de atracción. Es aquí cuando saber quien es él hace que Claudia cambie el chip de inmediato porque está convencida que su pasado regresa a por ella. Es entonces cuando el lector puede vislumbrar un poco lo que le sucedió en el pasado; conocer el motivo por el que ella ha salido de España hacia Estados Unidos.
En una serie de tiras y aflojas entre ambos personajes Claudia decide cambiar su forma de ser y decide crear una nueva identidad que le permita romper con la chica que ha sido hasta ahora. Surge Claudia Nolan que se mueve entre la realidad y la ficción porque no deja de ser alguien creado por ella y que habita en las redes sociales.
Es aquí cuando la autora enreda más todavía la trama y la vida de Claudia cuando conoce a Neil. Un tipo que habita en las redes sociales y que poco a poco se convierte en su confesor, su amigo e incluso una especie de amante virtual. Quiero llamar la atención acerca de las escenas de sexo cibernético que Claudia y Neil. Son escenas que llaman la atención por la sensualidad y el toque elegante con el que la autora las afronta. No se trata de escenas de sexo sin más, baratas y sin fundamento. Las conversaciones están muy bien traídas, descritas y acorde a lo que quieren reflejar.
 
Es apartir de aquí que Claudia comienza a encontrarse en una especie de dilema porque llega a desea tanto a Neil como a Dash. E incluso siente que está traicionando a este último cada vez que tiene alguna conversación subida de tono con su amigo internauta. Sin embargo, llama de manera poderosa la atención que nunca lleguen a conocerse en persona. Su relación se limita a la red lo cual no deja de ser anécdotico porque, ¿cómo es posible que dos personas que intiman de esa manera no llegan a conocerse en persona? En un principio el lector puede pensar que tal vez es mejor así porque de lo contrario la incertidumbre y la magia de esas escenas dejaría de tener valor. Otros pueden pensar que la autora está preparando al lector para un giro (in)esperado.
 
Lo cierto es que Claudia intenta llevar a cabo ambas relaciones sin ser consciente de cuál de las dos la llena más. Tiene miedo al pasado pero no al que ella imagina, al que se presenta de la noche a la mañana frente a la puerta de su casa haciéndole revivir momentos de dolor.
La trama aumenta su valor y su dosis de emoción con la aparición de Marco, el verdadero pasado de Claudia. Y al mismo tiempo con una revelación (in)esperada. Ahí lo dejo para quien se quiera leer la novela, que lo merece.
 
La relación de amor entre Claudia y Dash está llena de altibajos, tiras y aflojas, desencuentros y demás. En parte provocados por la indecisión y el miedo de Claudia a revivir la misma historia de la que viene huyendo. Pero también en parte por Dash, quien se muestra algo remiso a llevar a cabo esa relación por ser quien es: el jefe de Claudia. Dos personas que se quieren y que sienten lo mismo no pueden estar separadas y ambos se enfrentarán a sus miedos para salir airosos.
 
Me han gustado mucho el elenco de personajes secundarios. No sabría a cuál destacar porque desde la propia casera de Claudia, Karen, una experta en la cocina que sabe dar buenos consejos a Claudia sobre el momento que está atravesando. Alfonso, la voz de la conciencia de la propia Claudia y al que recurre cuando se siente en un callejón si salida. Y sobre todo a los compañeros de trabajo de Claudia que forman un grupo de amigos con sus propios problemillas pero que la acogen y la apoyan de una manera perfecta.
 
La narración, como he señalado, está en primera persona. El lector se mete bajo la piel de Claudia para saber de primera mano todo lo que ella siente en cada momento. Ha habido ocasiones en las que me he cabreado con ella, he sonreído, he sentido rabia y desesperación, y otras en las que he sentido lástima por todo lo que le había sucedido. Pero al final ha demostrado ser una chica dura y dispuesta a luchar por lo que cree y lo que quiere.
 
Leonor se consagra con esta novela dentro del panorama literario romántico. Sin duda que has ganado un lector fiel, compañera.  
Como anécdota personal decir que en cuanto supe que salía esta novela pedí que me la regalaran por mi cumpleaños. Sin duda que ha sido un regalo excelente por los momentos que Claudia me ha hecho vivir.
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario