24 oct. 2016

Reseña: Y sin querer... de Lisa Aidan

Comenzamos la semana con una nueva reseña. Esta vez de Lisa Aidan, a quien conocimos en el encuentro de Selección RNR y con quien estuvimos charlando durante horas. Aquí os dejo la reseña de su novela New Adult, género que siempre digo que me encanta y al que tengo que volver a publicar algo. Enhorabuena Lisa por esta romántica historia.
 
 
Titulo: Y sin querer...
Autora: Lisa Aidan
Editorial: Ediciones B. Selección RNR
Género: New Adult
Año: 2016
Sinopsis:
Michael es un joven profesor sustituto cansado de dar vueltas por los centros del país. El día que consigue una plaza fija en un instituto que además está cerca de su familia, no se lo piensa dos veces y acepta encantado el puesto.
En su nuevo destino conocerá a Amanda, una alumna destacada y la hija de la mejor amiga de su hermana mayor. Entre los dos se forjará una amistad que crecerá día a día hasta que, sin saber cómo ni cuándo, los sentimientos cambiarán y ambos sufrirán ante la imposibilidad de mantener una relación real.
Cuando el amor llega pero la vida se interpone ¿qué puedes hacer?
 
Reseña:
 
Bonita historia, bien escrita y estructurada en la que la autora adentra al lector en una historia New Adult tratada con cariño. Hoy no voy a hacer como otra veces y voy a analizar la novela por las partes que hay, sino por los protagonistas.
 
La protagonista, Amanda, es anodina, no destaca, viste de manera más bien dejada. Es una chica sencilla que no va a la moda. Y es este elemento el que haga que el lector se encariñe con ella. No es la típica protagonista prepotente, descarada, chica rica. Ni es la típica chica conflictiva que se mete en líos cada dos por tres. Es un personaje creíble, de carne y hueso que sin duda realza la calidad de la historia.
Lo mismo podía decirse del protagonista masculino. Mike es atractivo, simpático, atento, y muchas otras cualidades que Amanda ve en él. No es típico ligón o guaperas de otras historias. La autora vuelve a describir un personaje de carne y hueso, de los que te puedes conocer en cualquier momento.
El problema que radica aquí es que la hermana de Michael es la mejor amiga de los padres de Amanda, lo que sin duda va a complicar todo un poco.
Al mismo tiempo es el profesor de Amanda, algo que ella ve como algo perjudicial, y más cuando sus padres proponen que Michael y ella sean amigos fuera de clase. Y aquí es aquí cuando todo se complica.
Primero porque ambos saben el papel que representan cada uno. Profesor-alumna. Una relación que se les hace complicado separar en ocasiones, de la simple amistad. Es esta relación de amistad la que los padres de Amanda aprovechan tener controlada a su hija. Piensan, con Mike, no puede sucederle nada malo.
Pero todo comienza a enredarse el fin de semana que Mike y Amanda pasan junto al amigo de él. Es cuando ambos se dan cuenta de que algo está pasando entre ellos. Que hay algo a su alrededor que comienza a ir un paso por delante de la amistad.
Por supuesto ninguno de los dos quiere reconocerlo. Amanda es menor de edad y pensar que se puede estar enamorando de su profesor, le resulta demasiado fuerte. Y a Mike le sucede algo parecido. Él no quiere seguir con ella y se pone como excusa su profesión: es el profesor de ella. ¿La edad? Le saca siete años, ella es menor. ¿Su relación con los padres de ella? Cree que todo puede venirse abajo si acaban por enterarse. Pero al mismo tiempo que se auto impone esta especie de castigo, de no verla, de ignorarla, se da cuenta de que no es lo que necesita ni lo que desea. Pero trata de convencerse de no puede pretender alcanzar lo que no le pertenece. Ella es joven, y no se merece sufrir por alguien mayor como él. Aquí vendría otro tema a destacar: la diferencia de edad. Mike se esconde detrás de esa diferencia para rechazar a Amanda. Habla de su carácter ingenuo, de que no es madura, lo cual a Amanda le parece ridículo. He notado más madurez en Amanda que en Mike en determinados momentos de la novela. Ella parece tenerlo muy claro y está dispuesta a apostar por la relación mientras él se muestra dubitativo en todo momento como he señalado.
Todo se va a enredar más cuando llegan las Navidades y todos se marchan a una cabaña. Es como si pretendieran escapar de su destino, el cual parece estar escrito.  Por mucho que Mike trata de escapar de este, el destino lo persigue porque sin duda que sabe que al final acabará con Amanda.
Las escenas que la autora describe durante el tiempo que pasan en la escena son divertidas, entrañables y las típicas de malentendidos y confusiones que sacarán la verdad a la luz.
Llamar la atención sobre el personaje de la madre de Amanda, la cual intuye, sospecha lo que le sucede a Amanda. Y más cuando ella empieza a preguntarle por ciertas dudas que la asaltan con respecto a Mike. Esas madres que siempre saben lo que nos sucede. Y el personaje del padre, que parece ir a lo suyo; que no se entera de nada pero que tiene un par de escenas bastante esclarecedoras sobre lo que cree que está sucediendo.
 Una historia escrita con mucha delicadeza y ternura. Una relación muy romántica que se forja de manera imprevista y sin querer como bien señala el título. Enhorabuena a la autora porque es de esas historias que te dejan una sonrisa cuando lees el final.

 

1 comentario:

  1. Cuando me dijiste que te interesaba la historia para leerla nunca pensé que pudieras llegar a hacer una reseña. Gracias, Enrique, me has dejado gratamente sorprendida.

    ResponderEliminar