30 abr. 2016

Reseña: Olvidé decirte quiero de Mónica Carrillo

Terminamos el mes con un nueva reseña. En esta ocasión se trata de la segunda novela de Mónica Carrillo.

Título: Olvidé decirte quiero
Autora: Mónica Carrillo
Editorial: Planeta
Páginas: 256
Año: 2016
Sinopsis:

Tras sufrir un terrible accidente de coche, en la difusa línea que separa la vida de la muerte, a Malena se le aparecen todas las palabras que se quedaron sin decir: palabras de amor, de perdón, de amistad, de reconocimiento…Por su mente desfilaron todos sus amores, los felices y los fallidos: aquel que la hizo sufrir, aquellos otros que le sirvieron para olvidar y su amor actual, a quien tanto debe y de lo cual hasta ahora no se había dado cuenta; su mejor amiga, a la que olvidó decir «te quiero» antes de que se fuera; su familia y, sobrevolándolo todo, el personaje de su perrita Mía, una figura entrañable, divertida y sorprendente que conseguirá encauzar el destino de Malena para que nunca más olvide decir «Te quiero». «Yo me quedé tanto tiempo empapada, sin paraguas, sin consuelo que cuando dejó de diluviar me quedé inmóvil. Y continué en aquel mismo lugar imaginando que seguía cayendo, que me seguía calando hasta los huesos, cuando ya lo único que quedaba era un pequeño charco en el que continuar chapoteando. Pero era tu charco, Mario, y el mío. El nuestro, pensaba yo.»

Reseña:
Una historia personal, intimista en la que la protagonista, víctima de un accidente de coche, comienza a repasar lo que ha sido su vida hasta ese momento en el que no sabe si morirá. Se produce en su mente un flasback de aquellos momentos que han quedado guardados en la memoria por un u otro motivo. Un viaje al pasado y en el que Malena evoca sus decepciones, sus miedos. Toda una serie de situaciones en las que ahora, en ese momento, piensa que debería haber actuado tal vez de otra manera a cómo lo hizo.
Recuerdos que atañen a su familia, amigos y parejas, y en especial Mario. Una relación que la ha dejado marcada y que parece haber superado justo en el momento en el que tiene el accidente. Por momentos la narración pasa de esos recuerdos provocados por el estado en el que se encuentra, con hechos del presente. Éstos quedan reflejados en las conversaciones entre los propios médicos y enfermeras que la atienden, o que se dirigen a ella para saber si está consciente.
 
El contrapunto de esta historia es la perrita Mía, a la cual encuentra en la calle y adopta. Hay capítulo en los que ésta toma el papel del narrador para ofrecernos una versión de la vida de Malena. Una percepción desde fuera de los logros y los fracasos de Malena. En ocasiones es como el propio subconsciente de la protagonista. Mía habla con Malena cuando la ve entubada en el hospital. Parece que Mía esté en el presente viéndola cuando hacía tiempo que falleció.

El final tal vez deje un poco desconcertado al lector después de haber acompañado a la protagonista por sus situaciones vividas. Pero la cuestión principal de la trama de la novela es darnos cuenta de que ese momento que Malena está viviendo puede llegarnos en cualquier momento, y que tal vez hayas cosas que no hemos hecho o dicho, o al revés, pero que ya puede ser tarde.
 
La prosa es rica en matices, juegos de palabras, con una narración en primera persona, lo que nos permite ser testigos de las vivencias de Malena, e incluso de la perrita Mía. No faltan las dosis de humor y sexo que aderezan una historia que a simple vista puede parecer trágica, pero que no lo es. 

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario