18 oct. 2013

Reseña: Yo no debería estar aquí de Sarah Degel

Bien, creo que la lista de libros de mi maratón de lectura, de mi querida amiga Ludymila (One Moment in Times) está sufriendo varios cambios, pero siempre por buenos motivos. En este caso traigo un reseña especial y muy querida por mí, ya que es el libro de una amiga, de quien tendré el honor y el placer de presentar su novela aquí en Salamanca. Os dejo en la compañía de las buenas señoritas.

Título: Yo no debería estasr aquí
Autora: Sarah Degel
Editorial: Universo
Año: 2013
Páginas: 368
Sinopsis


Maya no debería estar en ese internado donde sus padres la han enviado. Pero aun así, tiene que quedarse. Allí conocerá a grandes amigas y también a alguna enemiga que le dará más de un quebradero de cabeza.
Fiestas, alcohol, chicos, escapadas nocturnas, violencia... será todo lo que vivirán en el internado, pero ¿cuál será el pasado de cada una de ellas?

RESEÑA



Yo no debería estar aquí es la historia de un descubrimiento: el de la verdadera personalidad que habita en nuestro interior. Eso es lo que les va a suceder a las protagonistas de la novela. Un grupo de chicas que por diversos motivos se ven abocadas a pasar un año en un internado femenino. Unos motivos que las empujan a reaccionar como lo hacen, y que por culpa de esa reacción “acaban encerradas” Es curioso, y me llama la atención que ninguna de las personas que rodean a estas chicas, se lleguen a dar cuenta de lo que realmente le sucede. Y cuando quieren hacerlo, no sólo no lo admiten, o lo entienden, sino que además las castigan enviándolas a un internado. Como si en éste estuviera la solución. Y lo está, paradójicamente. Pero no como tal vez ellos piensen.






Porque lo que para nuestras chicas despierta la palabra internado, nada tiene que ver con lo que después será. Me atrevo a decir que será dentro de sus cuatro paredes, donde las chicas se den cuanta de quienes son y lo que tienen. Pero al mismo tiempo de lo que encuentran. Amistad, cariño, apoyo, lealtad, y amor, entre otras características. Demuestran su inteligencia al unirse para hacer el curso más llevadero, y es esa unión entre las cuatro protagonistas, lo que las va a ayudar a descubrir una parte de ellas que desconocen, o que estaba oculta. 

No obstante me ha llamado la atención las dos caras que ofrecen los personajes. Como si fueran las dos caras de una misma moneda. Una la que muestran y otra la que escoden. Porque a ver, la primera impresión que tenemos de las protagonistas al llegar al internado, en nada tiene que ver con la que realmente ocultan. Poco a poco, vamos descubriendo la verdadera naturaleza de cada una de ellas, y el porqué han acabado allí por medio de la narración de los hechos pasados de cada una. Y es entonces, cuando la escritora, nos hace retroceder en el tiempo para explicarnos como han llegado a esa situación, cuando se podría decir que las cuatro protagonistas no son si no víctimas de los errores de sus padres o de la sociedad. 




Las chicas evolucionan durante el curso y se dan cuenta de que lo que hicieron en el pasado, poco o nada tiene que ver ahora con ellas. Que en ese momento era la salida que tenían para llamar la atención de los problemas que padecían. Van despojándose de sus miedos, de sus prejuicios, hasta mostrarse al final tal y como son.  Lo que importa una vez que están unidas, no es su pasado, o el motivo por el que están allí, sino lo que descubren. El futuro que se abre ante ellas. Nuevos valores. Es como si el propio destino les hubiera deparado esa jugada: encontrarse en un internado para reencontrarse así mismas y a las demás. Haciendo una comparación con una de las obras literarias que se citan, El conde de Montecristo de Alejandro Dumas, el internado para ellas es como el castillo de If para Edmundo Dantes. Quieren escapar, pero al mismo tiempo esta “prisión” las convierte en otras personas, y en Mujercitas, otra de las obras que aparece. Están en el internado para encauzar el mundo que han perdido en algún momento de sus vidas. Pero yo creo que ese mundo perdido ha venido propiciado por los problemas que han padecido.

La narración es sencilla, clara, directa y engancha desde la primera página. Tienes la sensación de no saber qué es lo siguiente que les puede suceder. Y eso es bueno porque te introduce en la lectura hasta el punto de no quererla dejar. Te identificas con alguna de las protagonistas en algún momento de la obra, y llegas a sentir por ellas un cariño especial. Sin duda que estas protagonistas, hay más chicas que merecen atención en la trama, pero me centro en las cuatro principales, ya son buenas señoritas antes de entrar. La cuestión es que en su debido momento alguien no les prestó la atención debida. Destacaría la sensibilidad, la ternura con la que están escritas algunas escenas (no voy a revelar cuales). Eso deberéis descubrirlo vosotr@s  cuando leáis la novela. Pero hay momentos muy tiernos que te arrancan una sonrisa, y hasta llegas a murmurar: “Bravo por ellas”
   
Es una lástima que la trama no concluya con este libro, sino que hay una continuación, que sin duda recomiendo leer.
            
Por último recalcar el significado del título. Tal vez no deberían estar allí, porque no son culpables del todo. Pero no es menos cierto, que el paso por este internado va a cambiar sus vidas de una manera que no van a poder olvidar. Ni nosotros, como lectores, creo que podremos olvidarlas, porque se le coge cariño.

Para saber más de la novela y de la autora: http://buenassenoritas.blogspot.com.es/



 

3 comentarios:

  1. ¡Hola Kike!

    Me quedo con la impresión de que esta es una de esas novelas entrañables, que te dejan con una sensación muy agradable, así que la tendré presente. Le deseo muchos éxitos a la autora y espero que la presentación del libro resulte fantástica.

    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Tiene excelente pinta me han dado artas ganas de leerlo

    ResponderEliminar
  3. Aglaia, graciasssssssssssssss.
    Kike, te lo he dicho muchas veces ya, pero no me importa repetirlo hasta la saciedad: GRACIAS.
    Me ha encantado y estoy en una nube con mi reseñita.
    Un placer que me presentes, seguro que lo haces genial.
    Besazos a ti y a todos los que comentéis por aquí.

    ResponderEliminar