7 ago. 2013

Reseña: Sinfonía de silencio de Lidia Herbada

Me siento muy bien, cuando alguien me pide una reseña de su novela porque le gusta como las hago. Si ademas, la primera novela de Lidia Herbada que leí y reseñé 39 cafés y un desayuno me causó una impresión muy buena y me hizo pasar un rato más que divertido, pues con más motivo en aceptar una novela suya. En este caso Sinfonía de silencios. E igual que su anterior novela, Lidia vuelve a dejarme con un entrañanable sensación de haber disfrutado. Y en esta ocasión casi más que la otra vez, porque en esta novela me he sentido idenficado con su personajes. Ya veréis porqué. Decid que esta novela ha sido semifinalista en el Premio Ateneo de Valladolid, y Premio Speed Dating de Amazon.

Titulo: Sinfonía de silencios
Autora: Lidia Herbada
Editorial: Amazon
Páginas: 165

Sinopsis: 
Sinfonía de Silencios es una mirada al pasado, un flashback a los años 90, una historia de amor entre un pianista y su alumna, envuelto en Nocturno Póstumo de Chopin, en sueños bañados en chocolate y Licor 43. Rebobina el cassette de tu adolescencia para recordar los años en los que soñamos, vagamos entre la niñez y la madurez, en la que recordar un primer beso, y el primer amor queda marcado en ti para siempre.




 Opinión: 

Una historia llena de nostalgia, de recuerdos de adolescencia que cuando estamos viviendo no les damos la importancia que tienen; pero que con el paso de los años y recordándolos nos damos cuenta de lo que daríamos por volver a ellos. Una novela que se sostiene en tres pilares: la adolescencia, la música, y la nostalgia. 
La primera parte de la novela la autora nos presenta a Laura, una adolescente de 3º de BUP que descubre poco a poco el primer amor, el primer beso. Situaciones vividas a esa edad por todos nosotros. Pero por encima de todo está la música y lo que ella reprsentará a lo largo de su vida. Porque aunque pase el tiempo ella no podrá olvidar sus clases de piano, Chopin y su Nocturno. Centrándome en ese período de adolescencia de Laura, la protagonista, quiero felicitar a Lidia porque ha sabido plasmar con exactitud esos años. La música, las películas, las revistas, los actores de moda, e incluso los chicles Cheiw y Bam Bam, por no mencionar otros detalles que me han hecho sonreír. Pero para alguien, como yo, que en ese años en que se desarrolla la novela, yo estudiaba COU, es todavía más gratificante y divertido, y al igual que la Laura adulta, madre de una niña al final de la novela, mirámos las fotografías de esos años con nostalgia, como añorando aquellos días en lo que aparte de querer divertirnos, queríamos ser mayores.
Una estapa adolescente en la que uno puede verse reflejado a la hora de entrar en una discoteca: falsificando carnets, poniéndote de puntillas para parecer más alto, o entrando con gafas de sol para darte un aspecto más duro. La autora consigue plasmar todos esas situaciones a través de Laura y Berta. Mencionar el tema del amor. Del chico/a que te gustaba, que no te hacía caso y como Laura te decía: Eres mi mejor amigo, con lo que como Néstor, uno deseaba que se abriera la tierra y lo tragaran. Porque así se siente el protagonista masculino, y así nos hemos sentido alguna que otra vez.

El descubrir que te atrae un/a profesor/a  es otro tema muy bien estructurado. Laura construye sus fantasías en torno a Marcos, sabiendo que no puede ser por la diferencia de edad. Nos trae a la mente la novela de Vladimir Nabokov, Lolita. Sin embargo, Laura descubrirá que la realidad se impone a sus fantasías adolescentes. No obstante la imagen del profesor Marcos la perseguirá a lo largo de su vida ya adulta. Es entonces cuando los deseos de volver a esos días se imponen y como si el destino quisiera brindarle otra oportunidad, ella se enfrenta a su pasado. Un pasado que nunca se marchó de su lado; sino con el que ha convivido todos esos años. Pero, ¿qué sucede cuando Laura vuelve a echar un vistazo a ese pasado adolescente que dejó atrás hace años? ¿Siente lo mismo al revivirlo en la actualidad? Es en ese momento cuando vuelve a abrir su diario para escribir una entrada. Algo muy significativo: el pasado le agita el corazón, le hace dar una pirueta, vuelve a rememorar aquel curso del 92. ¿Estará dispuesta a revivirlo?

Por último decir que es significativo el ver como la vida de los personajes cambia de la adolescencia a la edad adulta. Y como todo se complica: trabajo, familia, hipoteca, y demás. Lo dije antes, cuando somo adolescentes, como Laura, Berta o Néstor, queremos crecer y hacernos mayores sin ser conscientes de las responsabilidades que ello implica. Seguramente todos echemos un vistazo a esas viejas fotos del curso del 92 para recordar con nostalgia aquellos días de Cheiw, Bam Bam, Tom Cruise, New Kids on the Block, y demás.

Personajes:

Laura: Una adolescente de 3º de BUP en un colegio de monjas que poco a poco va deshojando esa margarita que es la vida: el primer beso en un probador de unos grandes almacenes; un viaje a Italia con los compañeros; las discotecas; las madrugadas; y el sentir algo por un profesor. La Laura adulta es madre trabajadora, casada con Néstor, y aún conservando en su interior a esa chica de 3º de BUP con coletas y aroma a colonia de limón.

Néstor: El "mejor amigo" de Laura. Dispuesto a todo por conquistarla, por besarla, por estar con ella. Y mira las vueltas que da la vida que el destino le tiene deparado una grata sorpresa. 

Berta: Amiga de Laura. Divertida, alocada, no parece haber cambiado mucho desde la adolescencia a la edad adulta. Dispuesta a cometer locuras sin importarle nada más.

Marcos: El amor platónico de Laura. El profesor ideal. Guapo, educado, simpático... Desaparece al final del curso tal vez huyendo de la realidad que le estaba tocando vivir con Laura. Tal vez se asustó de lo que aquella mocosa le provocaba. Con el paso del tiempo volverá a revivir esa etapa de su vida. Ese Nocturno de Chopin.


Una historia adorable, entrañable, simpática, fresca que te arranca sonrisas a cada página que lees. Una prosa ágil que convierte a esa historia en una especie de recuerdo del que no te quieres desprender.

9 comentarios:

  1. Si, la adolescencia es una etapa que queremos vivir apresuradamente, que nos complicamos queriendo hacernos grandes pronto, sin saber que las grandes complicaciones llegan en la etapa adulta. Excelente tu reseña Kike, es una novela que me apetece leer y que en definitiva la apunto para mis próximas lecturas.
    Gracias por presentárnosla.
    Un abrazo desde Lima
    F.J. Vizcarra

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola wapa, gracias por pasarte. Es verdad, cuadno somos adolescentes queremos pasar esa etapa rápido sin darnos cuenta de las responsabilidades que encontraremos cuando lleguemos.

      Un abrazo

      Eliminar
  2. Hola, Kike, una reseña excelente para un gran libro. Disfruté leyéndolo, me trajo muchos recuerdos y me dejó con una sensación de nostalgia muy bonita.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Claudia, gracias por pasarte. Es una historia entrañable y que a muchos le traerá gratos recuerdos.

      Un abrazo

      Eliminar
  3. Hola cielo, no conocia el libro pero lo apunto me gusto mucho su reseña. besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola cielo, gracias por pasarte, me alegro que te hay gustado la reseña. Es una historia que recomiendo leer porque seguro que en algún momento te sientes identificada con alguno de los personajes

      Besos

      Eliminar
  4. Un placer conoceros y muchas gracias Kike por tus palabras bañadas en poesía. Mi nombre es Lidia Herbada, soy la autora de Sinfonía de Silencios y quiero regalaros el Nócturno Póstumo de Chopin, para que cuadno leáis sus páginas, vibréis. Un abrazo muy grande a todos.

    http://www.youtube.com/watch?v=e4gUAMIJdog

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por pasarte por aquí Lidia y por tu regalo. Un abrazo también para ti

      Eliminar
  5. Hola Kike, buena reseña, es una buena escritora Lidia.
    Tendrá muchos éxitos.

    Un saludo.

    ResponderEliminar